martes, 13 de noviembre de 2012

Filosofía Lean, ¿filosofía de vida?

Es curioso comprobar cómo situaciones de nuestro entorno diario (y no digo laboral) se rigen por la filosofía y los principios Lean.

Este año he decidido apuntarme a una academia de inglés y el último encargo del profesor ha sido preparar una presentación sobre una charla que hayamos encontrado en la página ted.com de tema libre. Así que trasteando por esta web me llamó la atención un video que duraba unos 5 minutos (subtitulada en castellano) titulado Less stuff, more happiness (menos cosas, más felicidad)




Si lo escogí fue porqué pensé que hablaría de la huella ecológica y del medio ambiente (temas que me interesan) y en cambio, una vez visto, me di cuenta que su discurso estaba enfocado a la eficiencia del espacio y enseguida lo relacioné con algunos conceptos de Lean. Os invito a qué lo veáis y reflexionéis sobre lo siguiente:
  • ¿Si alguna vez habéis tenido la “suerte” de realizar una mudanza, no os habéis visto en la misma situación? Transportar una caja que no sabes ni qué contiene (por mucho que identifiques las cajas siempre habrá alguna con el cartelito “varios”). Si pensamos de una forma lean, el simple hecho de transportar algo ya es considerado Muda…más aún cuando ni si quiera sabes qué transportas ni por qué.

  • Cantidad de espacio. Parece ser que cada día necesitamos más porqué compramos más y no tenemos dónde guardar nuestras nuevas adquisiciones. Por ejemplo, necesitamos armarios en la cocina para guardar todas las conservas enlatadas (de las cuales algunas acabaran caducando) por qué siempre va bien tener X latas de X productos. No adecuamos nuestro consumo a la demanda real de alimentos. Y así con muchos otros artículos…ropa, zapatos, cosméticos…que antes o después terminarán en la basura porqué no los usamos o porqué no están en condiciones.
    ¿Qué nos enseña lean? La fabricación o entrega de productos debe ajustarse a la demanda.

  • Más tiempo y libertad. Cuando viajamos nos llevamos lo útil, vamos más ligeros y eso nos da más capacidad de adaptación a los imprevistos, más libertad, más tiempo para disfrutar del viaje. ¿No os suena?
    Eliminar todo aquello que no aporta valor, quitar la grasa para ser más ágil y flexible…Reducir las actividades de no valor para ganar tiempo en aquellas que sí lo hacen….

  • Ahorro de costes. Si solo tienes aquello que realmente usas necesitarás menos espacio para guardarlo y por tanto te ahorras dinero en la compra o alquiler de una vivienda más grande. El hecho de quedarte únicamente con lo que te aporta valor indirectamente repercute en tu bolsillo…
    Lean persigue lo mismo. Implantar la eficacia en todos los procesos de trabajo, eliminando las actividades que no aportan valor añadido (Muda), mejorando la calidad y reduciendo el lead time. De este modo se consigue generar beneficios tangibles para el cliente final y reducir costes para la empresa.

  • Tirar lo innecesario, sin piedad. Eso es lo que más cuesta….Desprenderte de esa camiseta que hace 5 años que no te pones pero que guardas por si la usas para hacer deporte. ¿No es esa la primera de las 5S? Separar lo útil de lo inútil…

  • Multifuncionalidad. Nos habla de muebles que sirvan para varias cosas, para así gastar menos dinero en un mueble para cada cosa… ¿No hablamos en Lean de polivalencia? En una organización la polivalencia es una constante de un equipo Lean, cuando se capacitan las personas a realizar trabajos diferentes (multicompetencia) para que podamos disponer de refuerzos en caso de necesidad, o flexibilidad para equilibrar cargas de trabajo (incrementar los recursos o disminuirlos) según la demanda.

Hay clientes que nos preguntan si Lean es aplicable al día a día, a la vida doméstica. Supongo que la respuesta es sí, Lean puede ser útil en varias situaciones fuera del entorno laboral. Este video es un ejemplo.

Sol Magarolas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada